martes, 13 de febrero de 2018

Soneto antiguo

Insinuación perenne de la herida
que me nostalgia y tiñe la mañana,
ni esta costumbre de añorar es sana,
ni estos desvelos pueden ser la vida.

Abruma el cuarto sombra colorida
como presencia nítida y tirana
de quien ya no vendrá. Memoria vana
que inicia una vez más la recorrida

por tiernos monumentos del fracaso,
por la demanda oronda de unos ojos,
por un suspiro de mi aliento escaso,

por el deseo de caer de hinojos
ante la imagen que partió adorada
y dejó en su lugar hebras de nada.



viernes, 9 de febrero de 2018

Vísperas

Tengo, como las hojas de un castaño,
en mi ocasión de ser, roce de fruto,
y un vínculo aterido a las raíces
bajo aroma de pan que se diluye.

Busco, para el instante que atardece,
todo el rojo esparcido de la aurora
y una humedad de selva minuciosa
entre violines de noviazgo leve.

Canto fruición de Arcadia solitaria,
pierdo rebaños de alada blancura,
sufro alacranes de ilusión celeste

Y en un desvelo de pasión mordida
contra repliegues de rencor gastado,
me dispongo a llover, hacia los ángeles.

Tampoco yo sabía si soy nube.



miércoles, 7 de febrero de 2018

Febrero

"Te debo las mejores y quizá las peores horas de mi vida, y eso es un vínculo que no puede romperse".
                                                                                                                        Jorge Luis Borges


El verano me mostró evanescente,.
como todo cuanto arde sin sustento.
Dio a las prisiones de mi pensamiento
son de silencio y ritmo penitente.

En la agonía de un niño inteligente,
en derrames de un árbol ceniciento,
perdido el polen de alba y de contento,
enhebró hilos de ansiedad hiriente

que urden la tela de un otoño seco,
como la sed de Dios o el mar de Marte,
como el recuerdo ajado de los besos.

A nadie ya lastimo cuando peco.
En nada queda el hábito de amarte.
Nunca se extirpa el caos de los huesos.




lunes, 5 de febrero de 2018

Cartel

Voy y vengo
bajo las orquídeas en vilo,
entre secretos
que se aferran a los muros.

No me sostengo.

Acribillo el sigilo.

Muerdo la lluvia seca de los abetos
y los plumajes oscuros
de avestruces que detengo
en el frágil asilo
de mis anclajes escuetos,
sobre la rosa negra de mis apuros.

Apenas mantengo
los cuchillos en filo
de temblorosos sonetos
y cien pensamientos duros
erizan lo que devengo
entre corola y pistilo.

Pétalos indiscretos,
labios inseguros, 
paso de rengo
en los caminos impuros.




martes, 30 de enero de 2018

Ulises

El roce que no es cruce con los otros
te hincha de ansiedades
inexplicables
e innecesarias.
Luego exploras la desazón
en solitaria aventura
sin Ítaca ni tejedora,
danzando para monstruos y hechiceras
que ríen de los navíos hundidos.
Sobre tu piel empañada
oprimen yemas entintadas
como aburridos mitos
que juegan a la comisaría de barrio.
No aciertas a reunir los documentos
para el trámite que no comprendes
y en un alarde macilento
de confusión argentina
comienzas a hablar de "tú",
acaso por comprender que chirrías
articulando la segunda persona.

Hablar, escribir o pensar
no eran sinónimos de vivir.

En el principio fue el Verbo.

Lo conjugaste mal.



martes, 23 de enero de 2018

Patet Aqua

Agua fría de mi tarde calurosa
no me das a beber lo que no espero.
Agua clara nomás, sin desespero,
sencilla, blanda, pura, luminosa.

Agua que abre en el sol pálida rosa
y en la tierra, hormiguitas de lucero;
en el aire, la voz que yo más quiero,
iridiscente, fiel, voluminosa.

Agua vibrante de arrozal pequeño
arrebujada en sí, como el empeño
de reducir a un punto lo perfecto.

Agua delimitada en geometrías
que me atraviesan, pero no son mías,
como esta vida, el mar y cuanto es recto.




sábado, 20 de enero de 2018

Google maps

Pimpollito de azúcar,
espuma franca,
me cuesta mucho soltarte.
Lo que te arranca
me deja solo y desnudo,
me espina el alma.
Si al final tenés que irte,
dame la espalda,
que cuando vas viniendo
tomo la calma,
el aro de tus muñecas,
tu frente blanca,
la fiesta de la sonrisa,
la sal lejana
y el flujo de lo pequeño,
mar concentrada.
Navego lo que navego,
ardo la llama
y mapeo lo que entierro,
aire de alfalfa
o margaritas de campo,
cardos de Atlántida
y sol de reinos antiguos,
de guerra blanda.

El Universo es beso
que nunca estalla.